Vándalos borran un mural del francés Pierre Roti hecho para el festival Living Walls

Los murales creados durante el festival Living Walls volvieron a suscitar controversia, esta vez por la discusión entre el derecho del artista contra el traspaso a la propiedad privada. El perdedor fue el mural de 70 metros del francés Pierre Roti, que fue cubierto por pintura gris y que espera a ser borrado por completo en los próximos días.

112512 public art

La 28ª edición del festival Living Walls parecía todo un éxito. Por 11 días, del 15 al 26 de agosto, Atlanta se llenó de artistas que pintaron murales, que trataban de alegrar los vecindarios, crear un sentido de comunidad entre los vecinos e incluso darle fuerza a la economía local.

Sin embargo, a finales de agosto, los habitantes de un barrio al sur de Atlanta se quejaron por el provocador mural de Hyuro, una artista urbana Argentina, en el que aparece una secuencia de una mujer que se desnuda y cuyo vestido se transforma en un lobo.

Ahora, volvió a surgir una controversia alrededor del festival. Esta vez, cuatro individuos armados con rodillos cubrieron de gris un mural de 70 metros del francés Pierre Roti. Se trataba de uno de los proyectos más ambiciosos; retrataba a un hombre con cabeza de cocodrilo, en una alusión a la historia de Pittsburgh, un vecindario afroamericano.

En cuestión de minutos, se hizo el caos: la gente bajó de sus vehículos: “no tienen derecho de borrarlo”, gritó un hombre. “Ustedes no tenían derecho para pintarlo en primer lugar”, respondió Douglas Dean, uno de los vándalos, un legislador ya retirado.

El debate prosiguió con palabras que aludían a serpientes, a Satán, a la libertad de expresión y a la propiedad privada. Se estacionaron algunas patrullas. Y mientras tanto, surgieron de todos rincones los admiradores del mural que trataban frenéticamente de limpiar la pintura fresca.

Desde su fundación, Living Walls había evitado estas tensiones, comisionando más de 60 murales a través de Atlanta. El problema con muchos artistas es que viven en un horario apretado, tratando de cumplir con todas sus comisiones. En este caso, no hubo oportunidad para que Roti pudiera interactuar con los residentes cuando se elaboró el diseño.

Cuando el Roti llegó al festival, hubo opiniones divididas: unos lo recibieron con platos de comida casera y botellas de agua, otros pensaron que el mural era satánico, y unos más no lo entendieron. 

Ahora, aunque los admiradores salvaron la mayoría del trabajo de Roti, su futuro luce gris. El muro no es propiedad de quien aprobó la pintura, sino de GDOT (Georgia Department of Transportation) quien declaró que tiene planes para pintarlo.

Por lo pronto, en Atlanta se está trabajando en una legislación que requiera que los artistas presenten sus propuestas al público. Por un lado hay quienes creen en la completa libertad de expresión, por otro hay quienes piden a los artistas que piensen más en la reacción del público.

“Necesitamos algo que la gente pueda entender, algo que represente a la comunidad, más que a la mente particular de un artista”, dijo Robert Hunter, dueño de un local a unos metros del mural de Roti.

  1. ADN

    Que ignorantes los ciudadanos de Atlanta.

    December 19th, 2012 // Reply

Añade tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados *

*

 
Si deseas compartir un link, acótalo entre estos tags <l>link</l>
Galería de fotos de arte, graffiti, pinturas, murales callejeros

@artecallejero

Error: Twitter did not respond. Please wait a few minutes and refresh this page.

arteycallejero.com by NosotrosSomosOtros.

© 2012 Sneek
Powered by WordPress, Endless & Sneek